Octubre del 2006

JARDINES

Por Pau - 31 de Octubre, 2006, 1:12, Categoría: General


Paseo por jardines y rincones de L"Hospitalet, mi ciudad. Veo que se aprovecha cualquier rincón para plantar árboles, los plantan con desordenado cuidado para aparentar formar parte de un rincón salvaje.
Barcelona es la ciudad de los árboles. No hay ciudad en el mundo con tanta profusión y variedad.
Jota es un amante de ellos y ha participado en la elaboración de algunos libros sobre el tema, sobre el arbolado de Barcelona.
Hace mil años discutía con él sobre la conveniencia de plantarlos masivamente.
Las olimpiadas hicieron que el paisaje urbano cambiara día a día y nadie sabía como terminaría una remodelación urbana, nadie se atrevía a instalar un parque arbolado.
La discusión residía en construir parques duros o ajardinados.
Lo convencí que lo mejor era plantar árboles. En caso de necesitar remodelarse siempre había tiempo de quitarlos, pero en caso de no ser así, ya estarían en su sitio, crecidos y arraigados.
Jota es un hombre público, su trabajo no tiene que ver con eso pero sé que su influencia es gigantesca, que su opinión es escuchada y muy tomada en cuenta.
Me enorgullecí de haberlo convencido. Se plantaron árboles por doquier, algunos se debieron arrancar y otros trasplantar, como también se abandonaron infinidad de proyectos sin ellos, pero hoy es difícil ver un rincón de Barcelona sin un árbol.

Jota sale muy a menudo en debates televisados y radiados. Es hombre de palabra influyente y atractiva. En sus alocuciones los demás participantes acostumbran a guardar silencio y escuchar atentamente, cosa rara en un debate.
Hombre público y político pero de ideario independiente, profesional e inteligente. Poco amigo de chanzas, corruptelas e influencias.

Hace poco me pidió que no publicara fotos de M o Cheli, incluso tampoco mías y que evitara publicar mi apellido real.
Joan, profesional de renombre y muy conocido en su mundo me pidió lo mismo.
Cheli también se disgustaría al ver publicada su foto en mi blog aun sabiendo que poca gente externa lo lee. Cheli es también mujer conocida en ámbitos artísticos y deportivos fuera de su antigua profesión.

En fin. Los menos conocidos, los que pasamos más desapercibidos somos M y yo.
M es enemiga de fiestas y banquetes, de convenciones, presentaciones e inauguraciones. Siempre intenta no presentarse a ellas y cuando lo hace ni se le ve.
En mi caso es mi socio el más conocido dentro de nuestro mundo.

A veces, muy pocas, eso sí, voy a una cena o comida, siempre con H, mi amiga. En ellas hay gente importante de la cultura, finanzas y arte, nunca de la política. Me presentan los conocidos, veo como poco a poco se acercan para saludarme...
- ¡Ah! Tú eres Pau, del que tanto hablan.
- Igual si, pero eso que hablen tanto...
- Deberías dejarte ver más a menudo.
- Es que salgo poco, y cuando Cheli puede, pues aprovechamos.
Y esas son las habituales charlas de mis pocas salidas.

Otras veces, como hace muy poco, puede pasar todo lo contrario...
- ¡Pau! Cuánto tiempo...
- Es que no me dejo ver.
- Hace poco leí un artículo basado en ti, lo sé porque la que lo escribió me lo dijo.
Y me río...
- Siempre han de ser mujeres.
- Vale, sí, pero yo misma querría escribir sobre tu mundo y alguien como tú.
- Pero no me nombres, por favor.
- Claro que no. Precisamente escribiría sobre eso, sobre el anonimato de muchos.
Y es que si no eres conocido no hay artificio, solo es tu trabajo el que se valora.
Veo un grupito de gente alrededor de una famosa escritora, esa me conoce, poco pero suficiente. Está con H y una no menos famosa presentadora de televisión, muy culta ella. La primera me conoce de Cadaqués, de tiempos pretéritos. La segunda mucho más. Se acerca, un beso en la mejilla. H mira de reojo, muy divertida.
- ¿Qué haces tan trajeado, Pau? Eso que llevas es de Pedro Morago.
- Ya ves, un día es un día. H es mi amiga y...
Y ve en mis ojos el significado de "mi amiga", sabe bien lo que para mí significa "amiga-hermana".
- ¿Sabes que el ... ha escrito una novela en la que inspira su protagonista en tu vida y la de Albert?
- No lo sabía, ya me dirás que novela es esa...
Y me lo dice.
- ¿Has venido sólo o con Cheli?
- Con Pili.
Veo como sus ojos denotan un instante de sorpresa y recuerdo. Veo como no esperaba esta respuesta, busca con su mirada y encuentra.
Me mira, leo sus pensamientos.
- ¿No me dirás que los años te han vuelto quisquillosa?
- No. Es que esperaba encontrar a Cheli.
- Ha preferido quedarse en casa. Pili está pasando unos días por aquí y ya sabes...
- Veo que no has cambiado.
Oigo sin querer la conversación de mi otra conocida, la escritora.
- Hay quien nunca cambia y quien lo hace demasiado, ¿no crees?
Nos despedimos y me acerco al marido de H, necesito hablar de algo sólido. Hombre sumamente inteligente, escritor y aventurero. Su mirada burlona y risueña...
- ¿Qué, Pau? ¿Un encuentro decepcionante?
- De ninguna manera, no es ella.
- ¿La otra?
- Los años nos cambian y no queremos darnos cuenta, solo es eso.
- Pero hay quien siempre será el mismo.

Y ahora pienso en el novelista, la novela y su presunta inspiración.
Debo leerla para partirme la caja. Debo enseñársela a Albert y partírnosla juntos.
Escriben sin conocer. No saben ni el uno por ciento y ya creen poder escribir una historia.


EL PASADO VIERNES

Por Pau - 28 de Octubre, 2006, 23:10, Categoría: General


El viernes fui con mi hijo a cenar a casa de mis padres. Se lo debíamos y para uno un padre es un padre.
Lo cierto es que fui sólo por mi padre. Sé lo mucho que me quiere y echa a faltar.
Al despedirnos me llevé una caja de fotos antiguas. No sé si serán las que andaba buscando, tampoco sé si las regalaron al primero que les hizo gracia. Son muy capaces y no sería la primera vez que ocurre algo así. Dieron a mi primo mis cañas de pescar, regalo de mi abuelo y auténtico padre. Se excusaron diciendo que no sabían, pero sí, sabían de sobras lo que hacían y de quien eran, solo que entonces yo era un indeseable para ellos, ahora ya no, ahora los ayudo y valgo algo más.
Hace tiempo decía que no quería nada suyo. Y es así, no quiero nada de nada. Solo las fotos de mis abuelos y algo más que los recuerde, nada más.
Mi hijo es diferente, él tiene algún buen recuerdo de mis padres, pocos y accidentados pero siempre hay algo, un tiempo feliz.

Me vino a buscar al trabajo, pero después de pedírselo con mucha insistencia.
Al fin me dice...
- Vendrá una amiga con nosotros. Vive también en El Masnou y quiero acompañarla.
Llegó tardísimo. Me presentó la chavala y lo entendí.
A mi hijo le gustan mujeres de verdad, con cara de niña, delicadas y frágiles en apariencia, pero solo eso, apariencia, porque la chavala lo merecía.

Y me recuerda a M, la dulcísima y frágil M, la delicada y de hablar suave; sin ninguna palabra malsonante, fuera de tono o insultante...
Una mujer que, luego, se jugaba la vida y la de los demás, que con voz susurrante emitía directrices que podían decidir la suerte o desgracia de muchos, las dictaba sin arrugarse, con una decisión tan limpia que era imposible refutarla. Hombres fuertes, broncos y sin escrúpulos, seguían y obedecían sin chistar lo que aquella delicada chavalita decidía con melodiosa voz. Hombres que luego, para cubrirla, se jugaban el físico. Y es que M siempre estaba allí, nunca abandonaba nadie, ni en los peores momentos. Si uno de ellos caía en un apuro o encerrona, allí estaba ella y, detrás, los suyos.

Sí. La amiga que Albert me presenta hace que recuerde a M.
Tomo asiento atrás y escucho como hablan.
Me presenta como un padre un tanto peculiar, le dice que un día debe venir a tomar uno de mis mojitos, que soy muy enrrollado...

Siguen hablando, pregunto por la carrera, sus gustos...
Pobre Albert. Ha cambiado sutilmente el chip de su conversación. Pretende gustar pero sin perder su personalidad, eso está bien, demuestra autenticidad. El problema es que, temo, ella no está por la labor.
Le gustan un tipo de mujeres y él gusta a otro.
A él le gustan fuertes, con personalidad y coraje. Él gusta a tontitas que ríen a la primera chorrada, eso sí, las pijitas son guapas, tienen una buena entrada.
A veces, muy pocas, le digo...
- ¿Pero te das cuenta que está loquita por ti?
- Ya, ya...
- Está buenísima, chaval.
- Sí, pero es tonta.
Y entonces, ¿qué más le puedo decir?
Un padre convencional, que se aprovechase. Y se tiraría de los pelos al verlo pasar de ello. Yo no, yo le entiendo y pienso como él.
El tiempo pasa volando y las tontitas distraen tu atención. Mientras tonteas con una de ellas, puede pasar volando algo que de verdad valía la pena.

CONTRADICCIÓN

Por Pau - 25 de Octubre, 2006, 23:29, Categoría: General


Hoy viajo con mi representante provincial. Debo visitar un cliente para agradecer su ayuda en la solución de un problema de patronaje.
Pasamos frente un cruce de carreteras muy transitado en la entrada de Sabadell.
Dos prostitutas nos llaman la atención. Mi compañero saca la mano y las saluda riéndose muy divertido. Una situación que me violenta enormemente, una de ellas es, parece una niña. No me gusta y se lo digo. A la primera rotonda da la vuelta y pasa otra vez frente a ellas, detiene el automóvil y hablamos, él con cachondeo, yo de manera formal. No es una niña, solo lo aparenta para excitar la morbosidad de ciertos conductores. Su físico llama al engaño y lo aprovecha. Son claramente españolas, su castellano es limpio y culto
Recuerdo lo que cuenta Albert, que hay muchas estudiantes que se prostituyen para sobrevivir mientras se sacan la carrera. Estas no lo parecen, claro. Según él, las estudiantes trabajan en pisos y por contactos.
Hablo con mi compañero...
- No podría acostarme con una mujer de la edad de mi hija.
Se ríe con ganas. Él tiene otra de la misma edad y me da la razón.

Y recuerdo cuando...
Hablando con ella me di cuenta que no la trataba como tal, que lo hacía como adulta que es, mujer adulta y madura, conversación intensa como su sexo, inteligente, desinhibida, profunda e interesante.
No. No he sido sincero, ni con él ni conmigo.
Y tiene la misma edad que Cheli cuando la conocí.
¡No! Yerro. Tiene un año más que ella.
¡Cómo pasan los años y tiempos!

Muchas veces, al observar gestos, escuchar conversaciones... recuerdo y alucino.
Recuerdo la vida que llevábamos, apenas, hace unos pocos años.
Increíble y alucinante.

Subíamos casi cada finde a nuestra gran casa del Pirineo, nuestra antigua comuna.
Con Cheli, uno de cada dos a causa de sus guardias.
Una vez allí jugábamos a las cartas, como siempre hicimos antes de conocerla. Jugábamos para descubrir cual de ellas pasaría el finde con sexo absoluto. Jugábamos todos pero eran ellas la que ganaban o perdían. Nosotros solo hacíamos de comparsas, solo jugábamos por hacer algo. La canasta y en parejas. Yo siempre con Vicki, Cheli con Jota, M con Pere y Joan con Susana. Las parejas eran fijas pero cuando una ganaba era ella la que chillaba de gozo.
El premio era pasar el día con todos y a saco. Pere y Susana duraron poco ya que, por razones de trabajo, marcharon a Madrid.
Al poco la cosa se deshizo. Jugábamos igualmente pero la fiesta solía terminarla Cheli. Las demás, por aburrimiento, falta de ganas... eso sí, con naturalidad, solían dejar que fuera ella la que llevara el peso de la juerga.
Tres o cuatro parejas, siempre los mismos salvo contadas y sonadas excepciones, un finde tras otro, divertidos, alegres... Comer, beber, pasear por la montaña, reír, jugar y follar. Con gracia, simpatía, naturalidad, amor y cariño.
Luego, el resto de la semana era pura fiebre. La primera mitad recordando y la segunda pensando en lo que pronto vendría.
Los chavales jugando en los prados o de excursión con una de ellas. Nosotros divirtiéndonos con las fantasías más descabelladas hasta el agotamiento.
Sexo, erotismo y sensualidad sin freno.
De noche nos acostábamos sin mirar ya con quien, la conversación, sueño o apetencia lo marcaba sin que nadie forzara la situación. Si una de ellas tenía el período y no le apetecía, podía dormir sola. Siempre había otra que lo hacía con dos.
Mientras, los niños durmiendo en el piso de arriba, todos juntos, alegres y divertidos. Para ellos era como su recinto particular donde los mayores no entraban sino, tan solo, para limpiar y preparar las camas.

Y pide que le cuente historias de entonces. Me habla de sus amigos, experiencias, inquietudes...
Una mujer con bagaje, mucho bagaje.
Y ahora pienso que los tiempos han cambiado horrores. Hoy los jóvenes son más adultos y responsables. Su madurez los reprime, piensan demasiado en las consecuencias y no en su placer.
¿Qué le iba a contar?
Me lee, es una de los que lo hacen. Si sigue mi historia, ya sabrá.

No. Nada es comparable.
Solo sé que para nada envidiamos su forma de vivir y, ellos, en cambio, la nuestra sí.


UNA CENA OTOÑAL

Por Pau - 24 de Octubre, 2006, 0:30, Categoría: General


Hoy, día veintiuno de Octubre, el día que escribo estas líneas sobre papel, mi compañera insinúa que estoy enamorado de M.
Y esto es cosa sabida y asumida de tiempo.
¿Se puede estar enamorado de varias mujeres?
Seguro que sí porque yo lo estoy.
Dicen los estudiosos que, a partir de una edad, un hombre ya no se enamora. Debo ser la excepción o un inmaduro sin posibilidad de recuperación. ¿Recuperación? ¿Que palabra más inadecuada para la situación, verdad?
He de ser comprensivo con sus palabras. Y más, cuando las emite con tal cariño.
Incluso Cheli tiene derecho a preocuparse. Una mujer enferma, que ve cada día su futuro más incierto, tiene todo su derecho.
Así y todo, nadie puede dudar lo muy enamorado que estoy de ella.

Hemos cenado los cuatro en casa de Tomás. Ha vuelto a cerrar el sótano y tocado nuestras mejores canciones.
M lee los folios escritos por mi, los lee con satisfacción, dice que escribo muy bien, los tres dicen lo mismo. Parece ser que el amor hace milagros o enciega. Sé con toda seguridad que no escribo bien, los hay de peores, claro.
Detrás de ti, sobre todo cuando eres tú el que vuelve la cabeza para vigilar, siempre hay cola.
Cheli parece estar mejor, hoy no se ha dopado, no le ha hecho falta o, por lo menos, eso es lo que ella dice.
Está echada en el sofá ya que Tomás ha manipulado agresivamente sus cervicales y ahora no deja que se mueva demasiado.
Tomás canta, su voz es bronca pero melodiosa, canta a Leonard Cohen y nosotros dos bailamos.
Hemos leído y repasado fotos antiguas, hemos reído mucho.
Me habla al oído, susurrando con aquella voz que me enloquece, como siempre...
- No es cierto que nadie de nosotros saliera herido, Pau.
- ¿No? Pues debería haberme enterado.
- No quise contarlo. Os hubiera preocupado demasiado. Entonces supe que iban tras de mí y que no nos habían enlazado. Os dije que me iba al Bergadá a cuidar mi abuela. Os disgustasteis pero cedisteis.

Y ahora recuerdo...
Volvió como nueva, el pelo corto como a mí me gusta, con la nuca al aire, más muñeca si cabe.
Cuando actuaba lo hacía a cara cubierta y de manera más inaccesible.
Yo disfrutaba de su nuca, se la mordía a menudo. Esto duró hasta que su pelo creció.
Jota gusta de las mujeres con pelo largo y a mí corto. M convivía con Jota, era su amado.
Recuerdo aquél día que, en cambio de ella, vinieron dos gigantes a decirnos que había dado un traspié y se había hecho mucho daño con una verja. Preocupados les dijimos que la llevaran a un Hospital.
- Está todo controlado - Nos dijeron entonces.

 -¿Cómo fue?
- Un disparo lejano, iban por mí, me rozó entre costillas y abrió el cartílago. No fue nada importante pero me preocupó que me tuvieran tan localizada
- Dudaste de nuestro sentido común.
- No, eso nunca, pero no quise preocuparos gratuitamente. Lo cierto es que, al hacer aquello, demostraron que no sabían nada de nosotros como organización. Me curé con facilidad y punto. De haberlo sabido no me hubieseis dejado continuar. - ¿O sí?
- Probablemente no.

Observamos a los otros dos echados en el sofá y charlando amigablemente.
No puedo remediarlo. Veo a Cheli que, aun enferma, coquetea de manera sublime. Y veo a Jota perdido ante el encanto de esta mujer. Dos personas que se gustan y comparten una inmensa cultura. Dos personas igual de fogosas, que, cuando están juntas, el sexo les sale a raudales por todos los poros de su piel.
Tomás ahora canta mal, sonríe... y es que ve como nos besamos, como mi mano se introduce bajo la camiseta y acaricia la suave espalda de M, de la rabadilla a la nuca, sus costados... Ella se estremece, ya no habla.

Dos mujeres bien distintas pero igual de grandes. Una, puro fuego, la otra, brasas candentes.

Dicen que no hay modo sencillo de ser grande. Y yo digo lo contrario: para ser grande, debe hacerse de modo sencillo.

Nos sentamos y él deja de tocar para estar con nosotros, para hablar de mil cosas, sobre todo de la historia de su tierra aragonesa.
Oímos como baja su mujer, una buena amiga, una gallega fuerte en todos los aspectos. Viene para charlar un rato...

Me lee la misma gente de antes, los mismos. Han ido buscándome hasta encontrarme.
Recibo un correo de Philadelphia, otro de Madrid. Me dan las gracias por avisarlos del nuevo sitio. Están clara e irónicamente disgustados.

He decidido seguir escribiendo hasta que no tenga nada que decir o el día que nadie me lea.


UNA INTERESANTE CONVERSACIÓN

Por Pau - 21 de Octubre, 2006, 16:51, Categoría: General


Hoy era de mi interés hablar de otra cosa, de la cena que compartí con Jota, M, Cheli y Tomás, anoche. Una cena emotiva y muy interesante.
Un paseo con el niño y mi suegra ha hecho que deba retrasar un día este relato.
Una conversación aun caliente que da a entender por lo que está pasando mi pequeño país.

Mi suegra nos pregunta por quien ha de votar.
Es la primera vez que pregunta eso y la cosa no deja de ser alarmante.

- Por quien quieras, Matilde, por quien quieras mientras no sea el engominado.
- No, a ese nunca lo votaría. Pero... pobrecito, ¡Qué mal lo trataron el otro día!
- ¿Sabes que, antes, en la entrada, uno de su partido tiró al suelo un hombre de tu edad?
- Pues eso no lo vi.
- Porque tú solo ves Tele 5 o Antena 3 y no TV3. Al día siguiente, esta denunció a las demás de solo sacar lo que les interesa, entonces lo emitieron y a su manera.
- ¡Pues vaya!

Y pasando frente un cartel de Montilla.

- Mira Matilde, éste es casi paisano tuyo.
- ¿De dónde?
- De Iznájar.
- ¡¡¡No puede ser!!! ¡Si es socialista y no catalán!
- ¿Cómo que no es catalán, Matilde? ¿Es que tú no eres catalana auque seas nacida en Rute?
- Catalana y muy catalana. Que aunque no lo hable lo soy tanto como tú.

- ¡Toma castaña! Que tú te haces la tonta y te enteras de todo lo que hablamos.

Mi suegra es socialista pero hasta hace poco votaba a IC y los verdes. Según ella, esos son los verdaderos socialistas y no los otros.
Me pregunta por segunda vez y respondo lo mismo.

- ¿Y tú a quién votarás?
- ¿Y a ti qué te importa?

Hay confianza, entre Matilde y yo hay mucha confianza, y más ahora que se han solucionado los problemas familiares.
En esta familia, un día olvidamos la diplomacia de los hechos consumados y lo correctamente político y, desde entonces, se me considera parte integrante de ella. 
En toda familia siempre hay quien se aprovecha de eso, de que nadie va a decir nada por respeto, para no montar un cirio. Entonces, hacen y deshacen lo que le place.
Pidieron que me involucrara, la situación era grave y se necesitaba apoyo moral.
Un empujoncito, me dijeron...
Cuando vi de que se trataba, de buenas a primeras, en cambio de empujoncito comencé a repartir hostias a diestro y siniestro. Parece ser que la cosa funcionó porque eso se ha convertido un remanso de paz y gloria.
Los hijos de puta, alguno de los que hoy me leen, desaparecieron gritando de rabia, insultando, quejándose, incluso, que un catalán de mierda se atreviera a eso, mofándose de mi idioma.
No hay problema. El impotente nunca ofende. Si un subnormal te insulta por la calle no debes tomarlo en cuenta. No es enemigo.

- Tú debes votar al Mas. Como eres catalán y empresario...
- Ni lo sueñes Matilde. Ser empresario y votar al Mas es de imbéciles.

Aun recuerdo cuando pedía, inútilmente, ayudas europeas para reciclar profesionalmente a mis trabajadores, y las negaban sistemáticamente aduciendo que no había dinero. Después se descubrió que el dinero se lo quedaba los de Unió a través de Andorra. Entonces, la Unión anuló toda la financiación que llegaba a Catalunya hasta que no se aclarase el "malentendido", de no ser por ello, ese "malentendido" no estaría dando vueltas por los tribunales y se hubiera traspapelado.
¡No! Ser pequeño empresario catalán y votar a Mas es de estúpidos y masoquistas, pero Catalunya es país de masoquistas, eso también es cierto.

- No lo entiendo.

¿Y quién le explica a Matilde él porqué nunca votaré a CIU? Yo no, por supuesto. Es demasiado largo de explicar a una mujer que no sabe leer ni escribir.
¡Ya está, ya sé cómo se lo cuento!

- ¿Sabías Matilde que el Mas quiere imponer una catalanidad por puntos? Como lo del carné de conducir pero al revés – vamos.
- ¿Y eso qué es?
- Pues que si los inmigrantes aprenden catalán tendrán puntos, si demuestran que aman el país, no sé cómo, tendrán más puntos, y así sucesivamente. Los puntos servirán para tener posibilidad de trabajo y ciudadanía. A más puntos, más derechos.
- ¿Y los que no sepan leer ni escribir como yo?
- Esos que se jodan. Ni trabajo, ni derechos ni nada, esos por donde han venido...
- ¡Qué hombre más malo! A ése nunca lo votaré.
- Ahora ya sabes el porqué nunca los voto.
- ¿Sabes qué, Pau? Traeré las papeletas, el sobre y vosotros introducís dentro la que creáis.
- Mira Matilde, haz lo que te venga en gana, pregunta a la verdulera, al carnicero o a quien te salga del coño pero, a mí, ni por asomo.


(Prometo que esta conversación, salvo pequeñas matizaciones personales fáciles de apreciar, es cierta y verídica.)
(El articulado frente nombres, personajes o sujetos, es de hablar típico de Catalunya, por tanto, y en este caso, no es un defecto de sintaxis.)

SIN COMENTARIOS

Por Pau - 19 de Octubre, 2006, 23:30, Categoría: General


Estos días ando muy preocupado por mi gran amigo Manolo.
De él hablé hace mucho en La Crisálida del Tiempo.
Este Verano ha sido terrible, está apagándose, le cuesta respirar y apenas mueve la única mano con la que podía trabajar. Su enfermedad avanza imparable. Veo a su padre, mi buen amigo, y sé lo que sufre.
Cada semana lo trae dos cortas mañanas al trabajo. Lo instalo frente al ordenata y le damos quehacer, el poco que puede.
De vez en cuando habla conmigo, de sus sentimientos, temores y angustias. Sé que no lo hace con nadie, que a nadie quiere preocupar. También sé que me cree capaz de hacerlo, que soy el único con suficiente...
Y lo único que puedo es hacer su vida más divertida, de hacerlo reír con chistes y ocurrencias, de pedirle consejo y utilizar sus habilidades para que se sienta bien, para que cada día sueñe en verme y le dé trabajo y ganas de vivir.
Hoy he sufrido porque sé que un día de estos va a pedirme algo para lo que no estoy preparado y no podré negarle.
Hoy recuerdo una antigua historia leída en un Blog y tengo miedo, mucho miedo...

Y vengo con Cheli de visitar a su médico. Y he escuchado como hablaban de colega a colega.
Han hablado como si yo no estuviera presente, de enfermedades, de posibilidades y soluciones, de imposibilidades, de enfermedad incurable, de medicación intensiva e inútil, de potentes calmantes y las consecuencias que derivan su excesiva utilización.
En un momento he cortado la conversación...
-¿Cómo es que no me habías dicho nada? ¿Tan poca confianza me tienes?
- No deseaba preocuparte.
- ¿Cuándo te tomas todo esto?
- Cada día.
- ¿Y por qué hoy?
- Porque ya no puedo soportar más esta manera de vivir.
Y tengo miedo, mucho miedo.
Tengo miedo de perderla para siempre.

Hoy no me siento nada bien. Sólo espero que el día termine, que llegue sábado y Cheli se encuentre mejor, que estemos con nuestros amigos del club, cenando en la nueva y gigantesca barbacoa que hemos construido para ello.
Hoy sólo quiero esconder la cabeza como el Avestruz. Esconderme en lo más profundo de la tierra y salir cuando todo haya acabado.

¿Dónde está Pau, el potente e inconmensurable Pau?
¿Dónde está el hombre que no teme nada ni nadie, ni la vida o la muerte?
El que todo puede y nada puede con él.
El duro y frío Pau.
Hoy, que lo necesito más que nunca, no lo encuentro.

Mañana cenaremos con M en su casa. Debo llevarle los primeros escritos y hablar con ella.
Preguntas, detalles, fotografías y sentimientos antiguos, cosas que harán recordar tiempos maravillosos y que, espero, sean aliciente para seguir adelante.


ARTE Y TÉCNICA

Por Pau - 18 de Octubre, 2006, 22:08, Categoría: General


Cuando creas te sientes casi dios. Una creación, aunque solo sea de moda, es arte.
Ayer visité a un buen competidor y vi arte y técnica.
En mi mundo, el arte va ligado a la técnica. Cuando desarrollas un patrón a partir de un diseño preconcebido, haces arte. Arte por doble partida, la primera al crear el diseño, la segunda al desarrollar el patrón para que aquel sea factible y pueda vestir, en este caso, a una mujer.
Los hay que, para conseguirlo, deben utilizar muchas piezas y encajarlas con sumo cuidado. Creo que eso es un error. El arte de la moda se basa en la sencillez de su realización.
Si con pocas tienes suficiente, no hagas muchas.
Para desarrollar un buen patrón, a veces paso días y días enteros, días pensando como solucionar un problema y hacer factible una forma, una prenda, con solo curvar sinuosamente, estirar, tensar, biesar, embeber trama a urdimbre...
Dicen que eso no es rentable pero un buen patrón dura años.
¿No vale la pena perder unos días para extraer un buen rendimiento durante un par de años?
¡Qué satisfacción cuando se consigue que una asimetría guste y siente bien a los cuerpos más exigentes!

Ayer vi trabajar a un hombre, desarrollar un patrón a partir de un diseño ajeno a él. Vi solucionar un problema deformando sensiblemente dos piezas, un detalle inapreciable para la mayoría. Lo hizo sin dudar un segundo, con delicadeza y cuidando el mínimo detalle. Al primer golpe de vista me di cuenta que no haría falta repetir el experimento le felicité.
Mas tarde, comiendo con su gerente, a éste le dije:
- Si un día debes prescindir de él me llamas.
- Es bueno en su trabajo.
- Tan bueno que si no nos conociéramos te lo robaba.
Sé que captó el mensaje. A otro no le hubiera hecho caso pero... Sé que, a partir de ahora, lo cuidará y vigilará como merece.

Hay un tipo de trabajador que, como más mal pagado y perseguido está, mejor trabaja, cuida su empresa como suya, ahorra material y trabaja horas de más sin contarlas. Esos trabajadores son lo mejor que puede tocarle a un empresario. Hay otros que son todo lo contrario. Ninguno de esos me gustan.
A veces encuentro un trabajador digno. Un trabajador que trabaja con orgullo, demuestra lo que hace y sabe, y luego exige. Esos me gustan.

HARTO DE BALONCESTO

Por Pau - 15 de Octubre, 2006, 21:21, Categoría: General


Estoy harto de tanto baloncesto.
Disfruto divirtiéndome con mis amigos y sé que una cosa conlleva la otra, pero tanto... no.
Albert también está cansado y lo celebro, el próximo año lo abandonará.
Debo hacer de delegado de campo y no sólo para los de su edad, esos no dan apenas problema. Son gente adulta y saben mantener un partido tenso dentro de los cauces más deportivos.
Los más jóvenes, los cadetes... esos sí dan problemas, pero, sobre todo, los padres. Esos casi siempre dan algún dolor de cabeza.
Arbitrajes malísimos, familiares con ganas de bronca, insultos y, a veces, hasta peleas. Un mal rollo que no tengo necesidad de padecer.
Cuando veo que un partido puede complicarse, lo paro bajo cualquier excusa e impongo mi autoridad por la primera nimiedad que se me ocurre. El público, entonces, sabe que por nada me levanto.
Parece mentira lo bien que eso funciona.
Mis amigos, los que comparten esta responsabilidad conmigo, dicen que durante mis jornadas nunca hay problemas, que tengo mucha suerte, que... y me río.

Si ves una hormiga subir a tu árbol, córtale el paso, así te ahorrarás un montón de insecticida para matar los pulgones.

Curiosa la historia de los pulgones, que sin hormigas que los ordeñen, no pueden vivir y se asfixian unos a los otros.

Ayer Albert me comentó que deseaba hacer alpinismo.
Ya eres viejo para ello, le dije.
Por un lado me satisface. Le gusta lo que a mí, pero pasa que yo comencé a los catorce años y él tiene veintidós.
Así y todo es fuerte, ágil, frío y metódico.
Espero que lo piense porque me preocupa mucho.

La montaña es como el mar, noble si la respetas, traidora si te confías.

Mi hijo busca mi historia con tesón, no como mi hija, descaradamente. Él lo hace con delicadeza, da vueltas a los temas como si la cosa no fuera con él.
Hace ya mucho, se dio cuenta que preguntando a sus abuelos no sacaba nada en claro. Es natural, esos no tienen ni idea y lo que no saben lo inventan.
No abre mi correo ni busca en mis archivos íntimos. Sólo lee mi blog y deja entrever un interés sobre el tema al cabo de bastante tiempo.
No escondo nada y me gusta que sepa, pero así, de esta manera tan sutil que la hace más misteriosa, si cabe, que la realidad misma.

Ayer vinieron a cenar a casa Joan y Vicki. Estuvimos hablando del blog recién desaparecido. Me decían que es como si les hubiese arrancado un pedazo de su historia.
Les di la dirección y clave para entrar cuando quisieran. Blogia deja esa puerta abierta y es bueno que alguien pueda aprovecharla.
También hablamos de nuestro futuro y planes venideros. Criticamos aquellos que se alejaron o alejamos de nuestro entorno. Los criticábamos con mesura y cariño, ya que, en su día, también fueron parte de nosotros. Eso hasta que la inteligente Vicki dijo:
- ¿No os dais cuenta que los extraños somos nosotros? ¿Qué los normales son los demás?
Es cierto, Vicki no va errada.

Es bueno conocer tus rarezas y peculiaridades. Es bueno para evitar incidentes, malos entendidos y poder relacionarte con los demás.

BAJO EL COBIJO DEL CIPRÉS

Por pau - 11 de Octubre, 2006, 13:49, Categoría: General


En mi país la gente vivía en grandes casas, muchas veces, aisladas entre ellas. Los caminos eran difíciles y atravesaban valles y montañas repletas de frondosos bosques.

A estas casas se les llamaba Masías y, en ellas, vivían familias enteras, desde los abuelos propietarios hasta sobrinos y nietos, los trabajadores y sus familias...

La Masía era un centro cultural, político y económico muy importante. Se sabe de Masías habitadas por doscientas o trescientas personas. Y, algunas de ellas, con el tiempo, llegaron a convertirse en verdaderas poblaciones, con casas adyacentes a ella en el interior de su territorio.

Las Masías disponían de gruesos muros y fuertes portones de madera, altas y pequeñas ventanas en su fachada exterior, una capilla y torreones de defensa, ya que, en otros tiempos, los caminos estaban infestados de bandoleros o partidas de mercenarios sin trabajo.

En el interior de la Masía existían dos o más comedores. Uno para los amos, donde se comía lo mejor, y el otro para los trabajadores, donde todo el mundo se alimentaba con el mismo rancho.

 

A la entrada de muchas masías crecía un alto y fuerte ciprés. Ello significaba que el caminante o viajero sabía, a lo lejos, que allí podía encontrar hospitalidad y refugio, muy necesario por el clima o bandoleros que pudiera encontrar.

Desde tiempo inmemorial existe la Masía, en mi país ya existía en tiempos de la antigua Roma. Una construcción que siempre ha ido acompañada por el característico y hospitalario ciprés.


 

El Blog

Calendario

     Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog