SIN COMENTARIOS

Por Pau - 19 de Octubre, 2006, 23:30, Categoría: General


Estos días ando muy preocupado por mi gran amigo Manolo.
De él hablé hace mucho en La Crisálida del Tiempo.
Este Verano ha sido terrible, está apagándose, le cuesta respirar y apenas mueve la única mano con la que podía trabajar. Su enfermedad avanza imparable. Veo a su padre, mi buen amigo, y sé lo que sufre.
Cada semana lo trae dos cortas mañanas al trabajo. Lo instalo frente al ordenata y le damos quehacer, el poco que puede.
De vez en cuando habla conmigo, de sus sentimientos, temores y angustias. Sé que no lo hace con nadie, que a nadie quiere preocupar. También sé que me cree capaz de hacerlo, que soy el único con suficiente...
Y lo único que puedo es hacer su vida más divertida, de hacerlo reír con chistes y ocurrencias, de pedirle consejo y utilizar sus habilidades para que se sienta bien, para que cada día sueñe en verme y le dé trabajo y ganas de vivir.
Hoy he sufrido porque sé que un día de estos va a pedirme algo para lo que no estoy preparado y no podré negarle.
Hoy recuerdo una antigua historia leída en un Blog y tengo miedo, mucho miedo...

Y vengo con Cheli de visitar a su médico. Y he escuchado como hablaban de colega a colega.
Han hablado como si yo no estuviera presente, de enfermedades, de posibilidades y soluciones, de imposibilidades, de enfermedad incurable, de medicación intensiva e inútil, de potentes calmantes y las consecuencias que derivan su excesiva utilización.
En un momento he cortado la conversación...
-¿Cómo es que no me habías dicho nada? ¿Tan poca confianza me tienes?
- No deseaba preocuparte.
- ¿Cuándo te tomas todo esto?
- Cada día.
- ¿Y por qué hoy?
- Porque ya no puedo soportar más esta manera de vivir.
Y tengo miedo, mucho miedo.
Tengo miedo de perderla para siempre.

Hoy no me siento nada bien. Sólo espero que el día termine, que llegue sábado y Cheli se encuentre mejor, que estemos con nuestros amigos del club, cenando en la nueva y gigantesca barbacoa que hemos construido para ello.
Hoy sólo quiero esconder la cabeza como el Avestruz. Esconderme en lo más profundo de la tierra y salir cuando todo haya acabado.

¿Dónde está Pau, el potente e inconmensurable Pau?
¿Dónde está el hombre que no teme nada ni nadie, ni la vida o la muerte?
El que todo puede y nada puede con él.
El duro y frío Pau.
Hoy, que lo necesito más que nunca, no lo encuentro.

Mañana cenaremos con M en su casa. Debo llevarle los primeros escritos y hablar con ella.
Preguntas, detalles, fotografías y sentimientos antiguos, cosas que harán recordar tiempos maravillosos y que, espero, sean aliciente para seguir adelante.


Permalink ~ Comentarios (2) | Referencias (0)

Comentarios

Enviado por Luna (Contacto, Página)
Fecha: 20 de Octubre, 2006, 12:01

Buenos días:
Suelo obedecer poco y ahora no va a ser una excepción.
Pones como título - Sin comentarios - me da igual, voy a comentar.
De tanto leerte, he llegado a apreciarte mucho y ahora necesitas un empujoncito de todos.
No te conozco y sin embargo, sé con seguridad que eres de las personas que siempre estás AHÍ, para ayudar, animar, aconsejar y para todo lo que haga falta.
Así que en la medida que pueda,tienes mi mano extendida.
besos

~~~

Enviado por kasandra (Contacto, Página)
Fecha: 23 de Octubre, 2006, 17:05

Yo creo que Pau estaba donde siempre. Preparado para ser muy valiento con lo suyo, lo de su cuerpo, lo de su riesgo, lo de su peligro, sabiendo que lleva sus cuentas al día, que está en paz pero tan frágil como todo aquel que depende para ser feliz de la existencia de otro al que ama. Y contra esos temores no hay manera de protegerse y además es mejor que sea así, porque eso es la Sensibilidad.

Un fuerte abrazo Pau.

~~~

El Blog

Calendario

     Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog