CLAROSCUROS

Por Pau - 16 de Noviembre, 2006, 0:27, Categoría: General


Hablé con Cheli, le conté mi estado de desesperación, mi ansiedad por desaparecer un tiempo abandonándolo todo.

- He hablado con Pili y es posible que me vaya un tiempo al Pirineo de Huesca, deseo plantearle un negocio en la casa que ha arreglado allí, entre viaje y viaje.
- ¿Y yo? ¿Has pensado en mí, en mi enfermedad, en nuestro hijo?
- Sé que no soy necesario como también que no es cosa de un día o un mes. Nos podemos preparar e irnos los dos.

Cheli se disgusta y llora. No está dispuesta a abandonar todo lo que tiene aquí, su vida y entorno.
No esperaba esta reacción.

- Hace tiempo que te veo mal, que tienes algo en la cabeza... y ahora me lo dices.
- Una cosa es estar mal y otra tener en la cabeza la intención de abandonarlo todo.
- ¿Hay otra mujer? ¿Estás liado con otra?

Miro a Cheli. No puedo creer lo que escucho, no lo entiendo.
No sé que decirle, no porque no haya nada sino por haberme quedado mudo con la sorpresa.
Ahora río y entiendo. Para ella tanto M como Vicki son parte suya, esas no cuentan.
¿Qué puede pasar por la cabeza a una mujer así para preguntarme esto?

- ¿De dónde sacaría el tiempo, Cheli, el tiempo y el semen, claro?

Me mira y comprende, creo que comprende.

- Una relación corta, una sola vez... ya basta para enamorarte. Eres hombre y te conozco.

Río con ganas y le cuento mi última aventura erótico-sexual, se la cuento divertido.
Primero denota una inmensa sorpresa. No podía imaginarse algo así, tan fuerte y contundente, tan extraordinario.

- Mientras no se entere quien ya sabes...
- Fue un encuentro entre adultos, un divertimento sano y placentero, nada más, un día y punto.
- ¿Y cómo es, cómo folla?

La miro divertido. Cheli vuelve a ser la misma de siempre. Albert está entrenando y estamos solos, podemos hablar de lo que nos plazca con total libertad.

- Folla de puta madre, sobre todo cuando monta al macho, pero no cumple las expectativas que se esperan de su cuerpo, imagen y conversación.
- Es joven todavía.
- En eso no y en lo otro, menos aun.
- Estás muy bien acostumbrado. ¿Qué se siente con una mujer así, en tus brazos, a tu edad?

Ahora veo que Cheli se divierte y excita, que celebra el que me haya divertido con una hembra de tal calibre.
Y le cuento como es, su piel deliciosamente aterciopelada, suave y cálida como la suya. Su manera de desnudarse excitando al macho, como se acerca a él y lo difícil de mantener la serenidad y excitación ante un cuerpo así.

- Eres un hombre afortunado con las mujeres. El noventa y nueve por ciento darían sus huesos por acostarse con ella y, a tu edad, solo pagando una fortuna se puede follar a una mujer así.
- Pero yo no pagaría ni medio euro. Ya sabes que no entro en este mundo, que no se me levantaría ni con la más sexi de ellas.
- Jota y Joan se volverían locos
– Y se ríe con la idea.
- Jota eyacularía antes de entrar y Joan, aun siendo más atemperado, su moralidad lo impediría.
- Y tú, hombre perfecto y equilibrado, el que está por encima de todo y todos... Tú, como siempre, con tranquilidad, exquisitez y delicadeza, la volviste loca.

Y ahora Cheli está rabiosa. Tiene una deuda pendiente y desea cobrarla.

- Sí, se volvió loca. Quise que se volviera loca. ¿Dudas tal vez que no quisiera eso? ¿Es que no me conoces, no nos conoces a todos? La volví loca durante horas, todas las que disponíamos, con meticulosidad y fantasía.
- Eres frío hasta en eso, perfectamente gélido. No tienes capacidad de asombro, ni siquiera de duda.
- Cada uno es como es. Parece que ahora la que se asombra eres tú.

Y le recuerdo alguna historia y aventura suyas.
Nadie puede nunca decir nada, y ella no es una excepción.

Cheli, la mujer absoluta, está disgustada conmigo. Sabe que paso por una época de inseguridad e inestabilidad y eso es arriesgado. No está en su mejor momento y le pido que lo abandone todo, que deje atrás un mundo entero para venirse conmigo.
Cheli conoce su poderío y sabe que estoy loco por ella, que no la dejaría por nada de este mundo, como también sabe lo que significa rechazar mi pedido.
Una encrucijada. Me gustan las encrucijadas, los conflictos. Me gusta ser capaz de distinguir el blanco del negro. El coñazo de las distintas tonalidades, de oscuridades y claridades no van conmigo.
Hoy, lo que para mí es blanco, para ella solo es algo claro, y lo que para mí es negro, para ella algo oscuro.
Así, viendo las cosas de esta manera, nadie puede decidir nada, nadie está seguro de nada.
Debo serenarme. Aun no sé lo que quiero y ya provoco dolor a la persona que más amo.

 

Permalink ~ Comentarios (4) | Referencias (0)

Comentarios

Enviado por Hannah (Contacto, Página)
Fecha: 16 de Noviembre, 2006, 0:47

Hola, Pau: Gracias por tus visitas con huella en mi Blog. He cambiado tu enlace a este nuevo espacio. Puews sí, serénate que ya sabes que cuando uno no sabe lo que quiere, ningún camino le lleva...
Un cálido abrazo
Hannah

~~~

Enviado por Zuriñe (Contacto, Página)
Fecha: 16 de Noviembre, 2006, 9:59

Vaya telenovela (con clase) nos estás escribiendo en tu diario. Apunta a buena novela. Y yo me apunto a ir contigo...

~~~

Enviado por Alvaro (Contacto, Página)
Fecha: 16 de Noviembre, 2006, 11:21

Uf, que dificil. Las relaciones, los claros, los oscuros. Si ya es dificil convivir con uno mismo, que ese uno conviva con otro, o que se relacione... No se. Hay tantos caminos como pasos damos. Quizas lo importante sea caminar. Un saludo.

~~~

Enviado por Pau (Contacto, Página)
Fecha: 16 de Noviembre, 2006, 19:12

Vaya, Zuriñe.
Ojalá fuese tan solo una buena o mala telenovela.

~~~

El Blog

Calendario

<<   Noviembre 2006    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog